Es mejor ser listo que inteligente...

08.10.2015 18:26

El día que explicaron que era mejor ser lista que inteligente falte a clase.

Tendría jaqueca.


Es uno de los mayores problemas de este estado  "semienfermizo" de la migraña. Pierdes media vida. Si te duele, te acuestas y no te enteras de la clase y si no te acuestas estás tan sonada que tampoco te enteras. 


Pues la clase de educación para la ciudadanía de mi época de estudiante la perdí. 

Aunque se supone que es un invento moderno de estos últimos planes de estudio, siempre existió la asignatura; unos años era "educación y protocolo para señoritas" y ahora "aprender a vivir en la selva ciudadana" . El mismo perro con distinto collar. 

Hasta el día de mi oportuna jaqueca anti reforma educativa, los niños pensábamos que lo que estaba bien, es lo que había que hacer. Había que ser sincera y honesta, fiel a los amigos, amable con los compañeros, generosos en el trabajo y colaboradores con los vecinos. Estudiar y estudiar hasta convertirnos en ciudadanos respetables y serios, rigurosos y científicamente cualificados para un trabajo digno. 
Me salte la clase en la que te decían, que todo esto estaba muy bien para el curriculum pero que a la hora de vivir en la selva de la vida había que ser; mejor listos que inteligentes, que más vale una mentira bien elaborada que un exceso de honestidad, que trabajar en equipo es trabajar uno al lado de otro y no unos con otros, que lo de ser educados y respetuosos era más bien para manifestar cinismo y evitar crisis de ansiedad innecesaria. Y por supuesto que el esfuerzo se valora por lo que eres capaz de vender y no por lo que eres capaz de crear. 
Pues yo, sería por mis jaquecas de repetición, me quede en aquellos momentos en los que la educación para la ciudadanía se llamaba Etica y se buscaba lo mejor para todos. 
En mi clase de colegio de niñas, (de según hoy retrógrada  educación diferenciada) si los demás eran felices por tu generosidad tú eras feliz... 
Eso parece ser ya no es cierto. Sí nos remontamos a la filosofía clásica, la Verdad absoluta no existe, y la certeza es de cada cual,si partes de premisas erróneas terminas argumentando falacias. Ósea en resumen  que ser generosos no hace la felicidad, alimenta el egoísmo de los demás.
 
Asi, me salte esas clases en la que aprendes que la vida está llena de de ciudadanos que se dan golpes de pecho y repiten frases del Santo Padre o de Buda como si fueran silogismos indispensables para su quehacer diario para luego sobrevivir haciendo daño y mirando para otro lado; sonriendo por detrás como el pequeño Nicolás con un asqueante exceso de cinismo.


En resumen, la educación para la ciudadanía es una asignatura sumamente importante a la que le prestamos poco interés y que usaremos más que la aritmética de secundaria.
 
Pero lo malo de la famosa disciplina es que impregna caracter como los sacramentos; por eso es tan importante para los politicos y los sociologos, porque crea conciencia en la sociedad; dirige la vida de los ciudadanos llenando de valores independentistas, nacionalistas, sociales y antisociales, religiosos o libertinos, racistas o solidarios, de derechos y derechos y derechos y...de algun que otro deber la vida diaria de jovenes, clase media y pensionistas, induciendo a votar un gobierno sin libertad y sin valores, exclavo de los derechos adquiridios de ciudadanos egoistas.
 A pesar de todo... rebuscare en el bolsillo de mi rebeca a ver si espolvoreando un poco de la antigua ética en el ambiente, educamos a la ciudadanía con algo de valores.
 
Fdo.Mercedes L.Uralde