En la penumbra de mi soledad.

22.07.2014 00:06


En la penumbra de mi soledad, escuchando el acompasado vaiven de mi respiración, sintiendo como se mueve el mundo dentro de mi piel. 

En la soledad de la oscuridad, sintiendo cada musculo de mis dedos y cada soplo de oire en mis oidos; la resonancia de mis pensamientos sobre la garganta como si tratara de tragarme mi propia melancolia. 

En la cama estirada como muerta; mirando al techo con la compañia sensual de una brisa tenue,con mis ojos casi a punto de cerrarse observando lo poco que asomaban los defectos calizos del cielo de mi casa. Mirando al techo, atravesando la mirada para intentar que la luna llene enérgica a mi cama, que apoye su fuerza como en las mareas, en cada roce de mis sabanas. Y respirando, lenta y  pausadamente hasta que cada átomo lunar atraviese mi abdomen , naciendo desde mi nariz y hasta conseguir  que cada estimulo hormiguee sobre  mi espalda. 

Respirar tranquilamente y relajar, soñar con recuerdos, y melancolia, con risas y besos. Recuerdos de niños sin tristezas ni angustias sin destino. pensamientos que fluyen lflemáticos en mi ensoñacion buscando la paz de cada suspiro, evadiendo latidos de esfuerzos y sombras de preocupaciones, evitando cuerpo inertes de responsabilidades acechantes. Intenciones y propósitos que despiden con un hasta mañana a lo que cae temeroso al fondo de mi tunel particular de ingravidez. Alejandose de mi sin más. Rechazando su emocion, observándo sin juzgar. 

Entrar en mi yo, en mi mundo insonoro y oscuro; donde la paz cae sobre mis hombros sosteniendo mi cabeza en una posicion neutral, sin excitaciones ni tensiones. 

Y respirar, sentir el aire empujar mi corazon sin una sola prisa ,sin un solo temor. Y respirar; dejar los brazos caer sobre mis manos y mis manos sobre mis piernas, dejar mis hombros sobre mi espalda y mi espalda ... Una con la Tierra. 

Y sentir que nada importa; que mi cuerpo puede, puede porque no esta tenso, sino ligero, fuerte y flexible, haciendo que confie en que a pesar de que llegue mañana ...Podemos. 


Un encuentro con mi fuerza interior, mis recuerdos mi amores, mis anhelos, disfrutando sin miedos, deleitandome en emociones que no tendran consecuencias, solo calma, solo placer, solo un sueño... Buscando en mi, en mi yo, en mis recuerdos todo lo que me produce calma, todo aquello que me produce un bello recuerdo. Buscando el dulce sabor que dejan los besos sin prisas, la ternura, las caricias, las manos entregadas de los niños y el pelo generoso de un amante. Labios silenciosos que evocan dias en calma. Repiraciones de mar sobre caracolas invisibles.

Mi yo, mi tú, mi nosotros. Todo en un soplo de respiración cada noche sobre mi cama, mirando un techo y buscar ... La nada.

Mercedes L.Uralde


Meditar. Buscar en el Bolsillo de mi Rebeca y encontrar ...Mi nada.