Aferrarse a lo Antiguo

15.10.2014 18:09

Aferrarse a lo antiguo.

Soy de las personas melancólicas que recuerda siempre lo que ha vivido. Me gusta hablar en presente y recordar en presente perfecto. Guardar cosas que me dieron emociones y revivir los momentos felices. 

Pero la extraña idea de aprender del pasado, también conlleva evolucionar desde el recuerdo. La continua evolución de las sociedades nos enseña que lentamente el hombre avanza hacia una pluralidad enriquecedora. Las sociedades antiguas dejaron su legado para el recuerdo y el uso; las vías romanas perduraron porque las adaptamos a un modo de vida mas moderno sin dejar de ser en esencia La Roma Imperial. Muchos nos lamentamos de lo bonita que era la zona que visitamos cuando viajamos a ella por segunda vez cuando no estaba invadida por la sociedad, pero la realidad es que esa adaptación de zonas salvajes, vírgenes o rurales han conseguido llegar a ser conocidas por muchos (incluido nosotros) gracias a esa adaptación.Gracias a la globalización la supervivencia de muchas civilizaciones a lo largo del tiempo ha sido un hecho. El solo saber que existían han hecho de que su historia perdure. 

España es un país ejemplo de pluralidad y convivencia. Ha pasado por cientos de sociedades antiguas y viviendo y conviviendo con las tres religiones mas difundidas;  guarda en su arquitectura y costumbres los lazos con judíos, musulmanes y cristianos y nadie por eso cree que debamos volver a los tiempos de Abderraman III, por muy bonita que consiguiera hacer La Mezquita. 

Los tiempos evolucionan; hacia otras cosas mejores en el presente , melancólicamente respecto al pasado y nunca perfectas en el futuro. Querer imponer ahora la España de los Carlistas es como menospreciar a nuestros antepasados, decirles que no se adaptaron a los tiempos que vivieron y que se equivocaron al progresar;vivir pensando que los de antes eran mejores, nos hace débiles, inmovilistas y necios culturalmente.

 Adaptarnos al turismo en España ha sido de las mejores cosas que ha surgido en nuestro país en la edad moderna, creamos una industria que sirvió y sirve de motor a nuestra economía, incluso gracias a la invasión arquitectónica de las costas. Quizás ahora sea el momento del resurgir de nuestras costas otra vez, de todas ellas. Andaluces, gallegas, valencianas y catalanas, todas unidas hacen de España un país envidiable para vivir y visitar, no queramos ser España sin uno de sus brazos, no quieras ser Cataluña sin sus andaluces pies. 

Desunidos no somos mas que el moño de la vieja de una península en el norte de Africa. Juntos somos la cara anciana del Sur de Europa.  Solo hay que rebuscar el el Bolsillo  un poco de nuestra ancestral Tolerancia ... En el bolsillo de mi rebeca ... Hoy solo una pizca de patriotismo.